martes, 24 de septiembre de 2013

Álvaro Mutis, soñador de palabras

Ha muerto Álvaro Mutis, responsable de algunas de mis horas más felices con un libro en las manos. El poeta y novelista colombiano era hombre sencillo, poco amigo de publicidades y alharacas, de lo que es buena muestra haberse mantenido al margen de los fastos del boom latinoamericano, pese a que sus méritos literarios no eran inferiores a los de algunos de sus miembros más destacados, con varios de los cuales mantuvo una estrecha amistad. Entre ellos se contaba García Márquez,que ha confesado haber tenido en gran estima las indicaciones de Mutis cuando trabajaba en Cien años de soledad, de cuyos borradores fue temprano lector. Maqroll, el gaviero, alter ego de Mutis, fue el protagonista recurrente de sus poemas y novelas, a la vez ingenuo y resabiado, esquivo y seductor, cercano y misterioso, espectador privilegiado de su insuperable arte para titular, en el que hacía valer su vena poética, porque Mutis no sólo es un gran escitor, sino tambien el autor de la más hermosa colección de títulos de novelas que conozco, cuyo solo enunciado basta para hacer irresistible el deseo de leerlas: La nieve del Almirante, Ilona llega con la lluvia, Un bel morir, La última escala del Tramp Steamer, Tríptico de mar y de tierra, Abdul Bashur, soñador de navíos. Que tu última singladura te sea liviana, gaviero.

4 comentarios:

  1. Nos quedan sus libros. Descanse en paz.

    Tornasol

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, nos quedarán para siempre.

    ResponderEliminar
  3. Podemos desbrozar alguno para el Ajenjo si quieres Hispaniola...

    ResponderEliminar