domingo, 21 de junio de 2015



Para leer con
"Rumores de la Caleta" - Isaac Albeniz





Mientras Pablo, su antiguo dueño, estuvo en aquella zapatería el teléfono sonaba todos los meses un día, siempre el mismo y siempre a la misma hora. En ese instante todos callaban y en medio de un silencio sepulcral se le escuchaba decir con voz muy queda: “Hola mi amor”. La conversación era siempre breve y al terminar limpiaba con delicadeza el auricular, que de tanto apretarlo con sus manos, acababa pringado de betún y sudor.

Un día a Pablo se le paró el corazón y el teléfono, que nadie ha tocado desde entonces, enmudeció con él.

Llegó de Cádiz, me dijeron, y murió solo aquí, en La Habana.

5 comentarios:

  1. ¡¡ Gracias !! Nos vemos el viernes...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tornasol, nos vemos el viernes 3....

    ResponderEliminar
  3. Ring, ring, ring... como ves ya funciono, Peter. Nos vemos el 3, viernes, OK.

    Tornasol.

    ResponderEliminar